martes, 30 de octubre de 2012

Samy sabia por que palpitaba su corazón,
Su ternura renacía, y la coquetería volvía a ser espontánea.
Ya la ausencia no era un problema,
Hoy la ausencia se convirtió en anhelo,
El anhelo en un suspiro
Y el suspiro en un nombre,
El nombre de un buen amigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario