lunes, 17 de septiembre de 2012

Diana estaba nerviosa
pero nerviosa de emoción.
Se acercaba el reencuentro,
y hasta su piel lo sintió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario